Dubai, el camino de los reyes


Cada lugar tiene una historia que contar


#volvésdistinto

De Dubai sabía dos cosas: que en la década de 1960 se convirtió una de las ciudades más ricas del mundo y que, por consecuencia, era siempre descomunal. Todas esas narraciones a medias me llevaron a pensar que la excesiva Dubai no capturaba el misterio profundo del desierto y la cultura árabe, que olvidaba su mística entre eternos rascacielos y que su verdadera esencia se escurría como arena del desierto. Pero al cabo de un par de días, me demostró cuánto me equivocaba.

El otro lado de Dubai

No hay mejor manera de descubrir un lugar que comenzar a caminarlo por la línea de su historia. Ahí fue donde me di cuenta de que la gran perla de los Emiratos Árabes Unidos no siempre fue la capital del lujo y la excentricidad. Un día, hace no demasiado tiempo, supo ser un pequeño punto perdido, casi ignoto, a un costado del Golfo Pérsico. De eso da cuenta el Khor Dubai y los pocos lugareños con los que hablé recorriendo río abajo, donde comenzaron a asentarse los primeros pobladores buscando hacer negocios con las perlas y la pesca. 

Al Fahidi

Este río (que en realidad, es una corriente de agua salada) separa la ciudad en dos partes: Bur Dubai al sur y Deira, al norte. En estas orillas está el alma de la ciudad, esa cualidad que el vértigo, la opulencia y el ritmo acelerado de la modernidad no supieron robarle. Su gente, su arquitectura de inconfundible herencia tradicional, sus mezquitas y los zocos con perfumes, telas y especias, son la contracara de una urbe grandiosa que se eleva tan alto que parece nunca mirar hacia abajo. 

Lo que estaba lejos de mi imaginación, estaba ante mis ojos en Al Fahidi, el barrio tradicional. Ahí habita lo que es romántico y concreto; bello y sabio; humilde y soberbio. Esta pequeña perla histórica es de esas cosas que amo encontrar: lo completamente diferente, lo que nadie espera. Me gusta dejar que lo desconocido me sorprenda y que me lleve, sin hacer demasiadas preguntas, por los senderos de su rica historia. 

Un paisaje de contrastes

Del otro lado del río, aparece la Dubai de mis pensamientos, esa que por lujosa y extrovertida, no es menos extraordinaria. Centros comerciales, vitrinas espectaculares, edificios que se pierden en el cielo, pistas de ski indoors, playas, fuentes de agua que dibujan un trazo hipnótico, espejismos combinados que me hacen imaginar que en este lugar del mundo han venido a encontrarse el mar y el desierto, la nieve y el calor agotador, Las Vegas, Nueva York y París. 

Cuando el ardor de la tarde desértica se hace sentir, el Mall of the Emirates es un verdadero oasis, uno de los tantos centros comerciales infinitos que tiene la ciudad. Lo elegí porque no podía dejar de ver el Ski Dubai, una pista con capacidad para 1500 esquiadores. Esta ciudad sin dudas ha creado todo, aun lo que la naturaleza no le regaló, y ha sabido hacer con ello un espectáculo intrigante. 

A solo 15 minutos de la nieve en el interior del Mall of the Emirates, encuentro el calor del sol en Jumeirah, una playa pública para disfrutar de un buen rato con vistas al Burj Al Arab, el hotel más lujoso del mundo. Un detalle importante es que, pese a su herencia musulmana, Dubai se ha abierto mucho al mundo, por lo que para las extranjeras no es problema llevar una bikini en una playa pública como si se tratara de cualquier sitio de occidente. 

Playa de Jumeirah

Una tarde en el país de los reyes

Alrededor de las seis de la tarde, la parada obligatoria es el Dubai Mall, donde se exhibe uno de los espectáculos de aguas danzantes más vibrantes del mundo, a los pies del majestuoso Burj Khalifa. El agua alcanza casi 300 metros de altura, bailando al ritmo de la música árabe y serpenteando en el aire para asombro de todos. 

Y a unos pasos, está lo que todos vienen a buscar: la aventura de subir al Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo. Es mejor visitarlo al atardecer, para poder disfrutar de las vistas de la ciudad tanto de día como de noche. Subir al mirador de 555 metros de altura es nada menos que pararse en la cima del mundo, sentir lo más parecido a volar con el viento del desierto,  contemplar la tierra desde el cielo casi con desdén. 

Vista desde la cima de Burj Khalifa

Me pregunto qué vendrá después del Burj Khalifa, qué obra maestra podría superarlo, cómo podría alguien soñar con llegar más alto. “Ha llegado a la misma perfección de la belleza, no te asombre si enloquece de amor a todos”, decía un pasaje de Las Mil y Una Noches, y yo imagino que hablaba de las vistas desde aquí, del sol que se esconde en el desierto.

Un secreto bien guardado: comer en Dubai

Un buen tip de todo viajero es que en cualquier parte se puede comer por poco dinero, si se sabe dónde buscar. Es cierto que Dubai representa un reto, pero no todo son restaurantes de incontables estrellas y cuentas abultadas. 

Si no queremos ir a las cadenas que se encuentran dentro de los malls, hay muchas alternativas en las calles: pizzas, pastas, falafels, arroz o kebabs oscilan entre los 8 y los 11 Euros. Sidra y Aroos Damascus son dos ejemplos de sitios poco fastuosos, donde las porciones son grandes y las alternativas variadas. 

Restaurante en Dubai

Un dato importante es que los musulmanes tienen totalmente prohibido beber alcohol. Esto no es un problema para los turistas, lo único a tener en cuenta es que los locales tienen que disponer de una licencia especial para poder vender, y por eso es más recomendable consumir estas bebidas en hoteles o restaurantes. 

Después de Dubai, para mí vendrá Turquía. Seguiré camino pensando cómo esta ciudad de reyes reescribió la historia que había en mi imaginación. Me despido pensando en el final del cuento: “pues en verdad, tras haberte escuchado durante estas mil y una noches, salgo con el alma intensamente cambiada, alegre e impregnada del gozo de vivir”. 

Mirá la propuesta que tenemos para vos acá

Galería

Empezamos a viajar!

Dubai, un recorrido a puro asombro.

Yo Viví la Experiencia Travel Wise: el viaje soñado por la Costa Amalfitana

Blog
Leer nota
#,

Bitácora de Turquía – Parte 1

Blog
Leer nota
#, , ,

Sicilia, donde el mar brilla con mas fuerza (parte 2)

Blog
Leer nota
#, ,

Como vivir en un cuento: recorriendo el Valle del Loira

Blog
Leer nota
Contactanos

(351) 153 - 733 054 / (351) 384 - 7409

(351) 230 - 1707

    Suscribite y recibí nuestras novedades,
    contenidos exclusivos y mucho más.