Sudáfrica, belleza salvaje.


Cada lugar tiene una historia que contar


#volvésdistinto

La aventura me estaba esperando en este viaje con un destino sorprendente: Sudáfrica. Sabía que me iba a encontrar con la gran fauna africana, pero además quería ver algo distinto en esta parte del mundo. Un sitio que tiene grandes parques, más de 3000 kilómetros de costa bañada por dos océanos, desiertos y montañasuna cultura ancestral sorprendente. Una historia que transita aún hoy por las calles de este lugar, y llevó a este continente bajo el sistema racial del apartheid, como un pasado triste y oscuro.

Johannesburgo

Viajar a descubrir los 5 grandes

Este lugar es un viaje en sí mismo: Parque Kruger, la reserva natural más grande del país que posee una extensión de 19.633 km² y tal vez los atractivos que todos vamos a buscar encontrar, los 5 grandes: elefante, rinoceronte, león, leopardo y búfalo. 
Comencé mi día al amanecer, cuando pasaron a buscarme muy cordialmente para poder recorrer el mayor terreno posible, a bordo de un vehículo 4×4 que permitiera adentrarnos en terrenos profundos. Tal es así, que alisté mi mochila con lo más necesario: mi cámara de fotos, para no perder de vista todo aquello que mis ojos lograran llegar a captar y un anotador para llegar a bajar las ideas, datos e información que iba a dejar registrada para siempre.
Tuve una experiencia altamente recomendable en la que el guía en español, resultó ser un experto rastreador de los animales más escurridizos y un conocedor de la zona que se adentraba de una forma única en los terrenos. Una imagen que quedará para siempre en mí y que me hacía dudar si estaba o no en el rodaje del Rey León o dentro de un documental. La sorpresa estaba a cada instante, al ver la majestuosidad de los elefantes, la inmensidad de los rinocerontes dentro del agua, espiar a los leones en su rutina diaria, ver una familia de leopardos y observar con atención la mirada de los búfalos.

Parque Kruger.

Un viaje a la isla de la historia
Ciudad del Cabo es la segunda ciudad en tamaño e importancia de Sudáfrica. En este sitio visité Victoria and Alfred Waterfront. Su nombre es originario por El príncipe Alfredo, segundo hijo de la reina Victoria, quien comenzó a construir el lugar en 1860. Tal es así, que la primera cuenca tiene su nombre y la segunda el de su madre. Este pintoresco lugar, es un puerto en el que comencé mi día con un café y observando las embarcaciones que llegaban y partían. Según me comentaron, este es un excelente lugar para pasar una noche en los modernos restaurantes y con excelentes sitios de compras.
Cerca del mediodía embarqué a conocer la Isla Robben. Este sitio es más bien pequeño, con no más de 1 kilómetro de diámetro y se encuentra situado a unos 12 km de la costa más cercana que es la famosa Table Bay. Recorrer este lugar, me conectó con la historia más pura de Sudáfrica: Nelson Mandela, el ex mandatario pasó 18 años encerrado en la prisión de este lugar bajo sucesivos gobiernos del apartheid. La Unesco declaró a este lugar como Patrimonio de la Humanidad en 1999.

Victoria and Alfred Waterfront, Ciudad del Cabo.

El paraíso de los pingüinos
A lo largo de este viaje que no dejaba de sorprenderme, me dirigí una mañana rumbo a Boulders Beach. Una playa a una hora de Ciudad del Cabo, de piedras de granito en donde viven una inmensa colonia de pingüinos africanos. La historia de este lugar comienza en 1983 cuando se descubrió la primera pareja de estas aves en la playa.
Estando allí logré conectarme con el momento presente que la naturaleza nos estaba regalando, un lugar con poco viento, en una bahía alejada, sin mucha gente, donde pude tomar sol, caminar por los muelles, vivenciar como los pingüinos entran y salen del mar. Cuando cayó el sol, recorrí los alrededores de la playa y descubrí las artesanías africanas típicas como la belleza de las túnicas bordadas, la particularidad de las vasijas, lo colorido de sus joyas, y lo autóctono de los adornos para el hogar que me llevé para regalar. Ya con un bello día de playa y de cultura local, me relajé a cenar en Boulders Beach Lodge Restaurant en donde probé “bobotie” un plato típico del lugar, compuesto de carne picada especiada decorada con huevo acompañado de vino africano, desde donde contemplé el atardecer en este hermoso sitio frente a la bahía.

Playa de Boulders, Ciudad del Cabo.

Lo salvaje, audaz y cautivante de este destino, me dejó con una magnífica sensación de un viaje que superó ampliamente mis expectativas. Me dejé llevar por las rutas típicas y me encontré con joyas únicas que me llevo como recuerdo para siempre en un viaje que me hizo volver distinta.

Mirá la propuesta que tenemos para vos acá.

Galería

Empezá a explorar Sudáfrica con esta nota.

Conocé los 5 grandes.

El sabor de la antigua Grecia

Blog
Leer nota
#, ,

Sicilia, donde el mar brilla con más fuerza (parte 1)

Blog
Leer nota
#,

México profundo: para recorrer sin prisas

Blog
Leer nota

Primeros días por Provenza: la belleza de la variedad

Blog
Leer nota
Contactanos

(351) 153 - 733 054 / (351) 384 - 7409

(351) 230 - 1707

    Suscribite y recibí nuestras novedades,
    contenidos exclusivos y mucho más.