Un crucero por los rincones del Mediterráneo


Cada lugar tiene una historia que contar


#volvésdistinto

*Extraído de ¨Voy de Viaje¨

Una semana a bordo del buque Zenith de Pullmantur con paradas en España, Francia e Italia. La pausa de la navegación es sólo un descanso para los sentidos.

Embarcamos en Barcelona con la promesa de adentrarnos, desde el mar, en rincones secretos del Mediterráneo. No hubo exageraciones: el crucero nos deparaba una sucesión de maravillas. No te pierdas la vida.

Zarpar desde Barcelona es garantía de subir al barco en estado de exaltación. Comprobar que hay lugar para todo sobre el buque Zenith, de Pullmantur, fue el paso previo a un magnífico atardecer en la cubierta, rumbo a las islas Baleares.

Primera parada

Portofino,  es un refugio exclusivo de glamour, tiendas carísimas y turismo VIP. Pero caminar por sus llamadas a metros del mar es gratis, el helado de pistacho cuesta 3,5 euros y subir la cuesta hasta el Castelo Brown es un lujo para los ojos. Para compras, mejor llego a Santa Margheritta Ligure y Rapallo, dos ciudades más accesibles. Y para que no tengas que ir a Recco, la capital gastronómica de la zona.

Portofino

Pasado medieval

El segundo amanecer fue en Piombino, puerta de entrada marítima a la Toscana. En ese punto hay que tomar una decisión difícil: Florencia o Siena. La moneda marcó siena, y no hay reproche. Esa ciudad medieval donde el pasado se mantiene intacto es un laberinto infinito de llamadas, tiendas y arquitectura italiana.

En Siena, todo se confluye en la Piazza del Campo, donde se celebra la carrera de caballos Palio delle contrade, un evento que estremece a los 17 barrios de la ciudad dos veces al año. El Palazzo Pubblico con la Torre del Mangia y la catedral monumental de mármol merecen más tiempo que tenemos. Regresar a Siena es casi un imperativo.

Siena

La escalada de los sueños.

En el tercer desembarco, Portovenere (Italia), nos encontramos como una postal de casas estrechas y coloridas sobre el mar de Liguria. Este pequeño puerto de pescadores tiene más de dos años y está protegido por el Castelo Doria, una fortaleza de piedra sobre un acantilado.

Desde Portovenere fuimos hacia Cinque Terre, una sucesión de pueblos que cuelgan a lo largo de 18 kilómetros de acantilados: Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore. Entre todos ellos una población estable de unas mil personas, que viven subiendo y bajando escaleras infinitas por callecitas históricas, olivares y viñedos.

Los árboles que rodean estos pueblos están vivos, íntegramente cultivados por productores locales. El espectáculo de las vides en altura y la cosecha de la aceituna con el mar de fondo es parte de la intensa y sacrificada vida de la zona. Lo comprobamos en la cooperativa de productores de cine, que incluyó una mesa generosa con productos de esas montañas.

La gastronomía italiana ofrece aquí sus platos más aromáticos y el Sciacchetrà, un vino dulce tradicional. Sin duda, diez horas en esta zona de Italia.

Castelo Doria

Napoleón y el orgullo corso.

El amanecer se convirtió en una gran cantidad de montañas verdes que emergieron del Mediterráneo: bienvenidos a Córcega.

La isla francesa tiene más de cien picos montañosos que superan los dos metros de altura. La historia de los ríos y el aspecto de su interior con las sierras de Córdoba es asombroso: caminos de cornisa, valles, microclimas, caseros perdidos entre cerros y una casa autóctona, dominada por la fragancia del mirto, lavanda y el madroño .

Tras la gira, fuimos a Ajaccio, una ciudad portuaria e imperial, donde todos los caminos conducen a Napoleón Bonaparte, quien tiene 250 años de vida. Su figura aquí es omnipresente: calles, esculturas, museos, estatuas de sus familiares y hasta el panteón familiar.

Ajaccio

Sencilla y silvestre

A la mañana siguiente se divisaba a lo lejos el puerto de Mahón, capital de Menorca (España). La isla es pedregosa pero íntegramente verde y tiene 220 kilómetros de playas intactas y mar turquesa.

Mahón ofrece mucho más de lo que pudimos recorrer. El destino era la Ciutadella: una villa de más de 800 años, callecitas angostas y una catedral imponente de estilo gótico. Para llegar a través de Menorca, con su vida rural y sencilla. Aquí no hay ríos y tampoco hay un solo alambrado: toda la isla, cada campo y cada casa están separadas por paredes de piedra seca.

En el camino del regreso de los toros al monte Toro, el punto más alto del lugar. Y hubo más antes de embarcar: Cala Galdana, una de las playas más hermosas de la isla; y Fornells, un pueblo de pescadores, casas de blanco inmaculado y el mar más turquesa y más transparente de todo el recorrido.

Al séptimo día, llegaremos al desembarco final en Barcelona y la hora de perderse entre las ramblas, el barrio Gótico, la Sagrada Familia y el parque Güell. Hace falta una semana más, por lo menos, para empezar a conocer esta ciudad, que en este itinerario fue solo el inicio y la final de otras maravillas.

Menorca

Galería

Mirá este video de Portovenere.

#, , ,

Descubriendo las perlas del Báltico: la armonía de los contrastes

Blog
Leer nota

La Costa Amalfitana, un paisaje de película

Blog
Leer nota
Contactanos

(351) 153 - 733 054 / (351) 384 - 7409

(351) 230 - 1707

    Suscribite y recibí nuestras novedades,
    contenidos exclusivos y mucho más.